image

EL PISTACHO es un fruto seco que ha formado parte de la dieta humana desde finales del paleolítico.

Proviene del pistachero (Pistacea vera), que es un árbol caducifolio que puede llegar a los 10 metros de altura, con flores masculinas y femeninas separadas en árboles diferentes (dioico).

En la península ibérica se introdujo su cultivo durante la dominación romana, aunque se empezó a desarrollar seriamente durante la dominación árabe, a partir del 711 d.C. Tras la Reconquista, fue eliminado progresivamente hasta su desaparición definitiva.

A día de hoy, gracias a la gran labor iniciada en los años 80 por centros de investigación agraria como el IRTA, en Cataluña, o el Chaparrillo, en Ciudad Real, el cultivo se ha recuperado y empiezan a establecerse de nuevo plantaciones, con una demanda de planta y fruto que va en aumento. Este hecho se explica por la alta rentabilidad económica que tiene este cultivo, así como sus innegables beneficios para la salud, derivados de su consumo en la dieta humana.

Screenshot