Post Image
24 de Abril de 2017

Una empresa extremeña es referente en el cultivo y la venta de pistachos


Nuevos Cultivos S.L., con procesadora en Navalmoral de la Mata, comercializará este año 250 toneladas de un producto que alcanza los 9 euros por kilo en origen

Que un producto en origen consiga cotizaciones que superan los ocho euros por kilo llama la atención. Y el pistacho lo está consiguiendo en las últimas campañas. Una empresa extremeña, Nuevos Cultivos S.L., con su centro de transformación en el Polígono de Navalmoral de la Mata, aspira a ser uno de los referentes del cultivo de pistacho no solo en Extremadura sino en toda España.

Su principal impulsor, Carlos Suárez, ingeniero agrónomo natural de Garvín, decidió lanzarse a plantar 6 hectáreas de pistacheras aconsejado por un compañero de carrera que trabajaba para Borges. Y a partir de ahí comenzó a especializarse en el cultivo y formarse en otras empresas del sector. Hasta que en el 2015 decidió apostar empresarialmente por el cultivo y creó su empresa junto a otros socios, y gracias también al apoyo de la Junta de Extremadura para la compra de la procesadora de pistachos.

En el año 2016, primero completo de la empresa, procesaron 105 toneladas de pistacho, el 50% para la exportación, con más de un millón de euros de facturación. Y este año 2017 esperan procesar 250 toneladas. De Extremadura y mucho de Castilla-La Mancha. Han registrado su propia marca de cara al futuro, Green Pearl, pero actualmente se centra en la venta a granel.

“Desde el principio tuve claro que quería apostar por cultivos que no dependan de las subvenciones de la Unión Europea porque creo que el futuro en el campo va por ahí”, asegura Carlos Suárez. “Y el pistacho ofrece grandes oportunidades. España y Extremadura, que a día de hoy no son nadie en el mercado mundial del pistacho dominado por Estados Unidos e Irán, tienen grandes opciones en este cultivo”.

España cuenta actualmente con más de 13.000 hectáreas de pistacheras, la gran mayoría en Castilla-La Mancha, gracias sobre todo al trabajo de investigación y desarrollo del Centro Público de El Chaparrillo. En Extremadura puede haber algo más de 500 hectáreas plantadas. “Agroclimáticamente Extremadura tiene buenas condiciones para su cultivo, aunque en Badajoz por tema de temperaturas sería necesarias variedades más tempranas. Hay que analizar también muy bien el tipo de suelos ya que en Castilla La Mancha son más calizos y en Extremadura más arcillosos, y hay que evitar el encharcamiento para la planta”.

El cultivo del pistacho, al contrario que el olivar o el almendro, no se realiza en intensivo. Con marcos de plantación de seis por seis o seis por siete y algo más de 200 plantas por hectárea. Cada planta vale unos 12 euros más IVA en vivero, muchos de los cuales están dando listas de espera de hasta dos años. Junto con los sistemas de riego por goteo y el resto de costes, la inversión necesaria por hectárea supera los 5.000 euros. Aunque su rentabilidad también es alta, pero no inmediata. La pistachera comienza a dar frutos al cuarto o quinto año. A los diez años alcanza ya una buena producción de entre 1.000 y 1.500 kilos por hectárea. Una vez pelados y secados, esta producción supera los 6.000 euros por hectárea de valor, incluso llegando a los 8.000 euros en ecológico.”La demanda de pistacho ecológico en Europa es espectacular”, asegura Suárez.

Nuevos Cultivos, además de asesorar en la elección de suelos, en la plantación y en proporcionar los portainjertos de pistacho mediante un acuerdo con un vivero especializado, también se encarga del pelado y el secado del fruto. “Los agricultores solo tienen que avisarnos cinco días antes de la recogida y les enviamos un camión pluma al campo”. La clave de la recolección es que el fruto tiene que estar pelado y secado antes de 48 horas para evitar la aparición de hongos en el fruto. “Tenemos una trazabilidad total del producto y sabemos de qué finca y de qué agricultor es cada pistacho”, asegura Suárez.